Un buen Truco

El balón parado se suele despreciar en los análisis y sin embargo es a menudo vital en los resultados que, como todos sabemos, ayudan a configurar dinámicas.
Ha dado la casualidad de que el técnico navarro ha caído en tres equipos que distan tanto de ser una potencia en el balón parado que, de hecho, se podría decir que en los últimos años ésta ha sido su gran debilidad. Estamos hablando del Celta 13/14, del Barça y del Celta 17/18. Tres clubes que, con sus diferencias, lo pasaban mal con cada pelota parada. Y no sólo en defensa, también en ataque. Su evidente falta de altura era un muro imposible de escalar.

O eso pensábamos. Porque los datos que nos facilitan nuestros compañeros de “Fútbol Avanzado” dicen todo lo contrario.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Detrás de estos tres casos, al igual que de otros que podamos sumar, como el Sevilla 2014 o el Real Madrid 2016, desde luego hay un gran trabajo de pizarra. Pero sobre todo lo que hay es un talento específico que propicia y potencia esta estrategia. Es lo normal. Sin embargo, desde hace ya unos cuantos años, en La Liga tenemos un ejemplo que romper con la norma, el de Juan Carlos Unzué.

En el balón parado, al igual que en cualquier otra cuestión, lo más importante es la materia prima. Es decir, el futbolista. Ha sido así, a partir de la calidad del lanzador y la capacidad del rematador, como grandes campeones han logrado marcar diferencias que, a través del juego, no podían marcar con tanta contundencia. Casos hay de todo tipo. El Bayern fue tan superior al Barcelona en 2013 como el Real Madrid al propio Bayern en 2014, pero fue gracias al poderío a balón parado de hombres como Kroos, Mario Gómez, Cristiano, Ramos o Robben como ambos equipos comenzaron a demostrarlo. Y qué decir del Atlético de Simeone, cuando también en 2014 logró encontrar en el envío de Koke a Godín, Miranda, Raúl o Diego Costa la forma de vencer en un campeonato de la regularidad a las dos figuras más grandes y regulares de la historia moderna del fútbol.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Su trabajo, primero como segundo de Luis Enrique, ahora como primero junto a Robert Moreno, está siendo espectacular en este sentido. En Barcelona logró cerrar el problema defensivo situando a Luis Suárez en el primer palo y liberando a Piqué en el centro del área. Es decir, potenció el talento de sus dos únicas piezas de valor y, con puro trabajo de pizarra, compensó todo lo demás. Y ahora, en Vigo, mientras sigue puliendo el apartado defensivo, ha logrado hacer del Celta una potencia ofensiva a balón parado (11 goles ya) a partir del pie de Pione Sisto, la presencia de Maxi Gómez y, sobre todo, un trabajo de pizarra muy variado, utilizando continuamente las pantallas y los arrastres para liberar la zona donde va a ir el balón. En ambos contextos, además, ha conseguido cambiar la mentalidad de sus equipos.
Y logran espectaculares cifras.