El Gran Iniesta

Espectacular partido del Barça en general y de Iniesta en particular. La noche de ayer recordó a las finales del equipo de Guardiola que abrumaba con su dominio y control absoluto desde la posesión para recuperar el balón inmediatamente con la presión tras pérdida liderada por Busquets y compañía. Ayer los culés defendían en campo contrario, robaban arriba ( en el gol de Andrés la recuperación de Suárez es digna de Busi ) , desactivaban a Banega con Rakitic y el mediocentro muy pendientes del argentino etc. Los de Valverde lo hicieron todo bien, enchufados y con un nivel de activación y concentración sobresalientes. De Andrés ya está todo dicho, es brutal e irrepetible. En cuanto a Leo, creo que en los primeros minutos estuvo impreciso por el trabajo de Nzonzi en la recuperación pero después conforme se alejó del francés gobernó el partido a su antojo. Descomunal la asistencia de primeras a Suárez en el tercer gol. 
A mí la presión del Sevilla no me pareció tan adelantada, es verdad que Montella plantó a su equipo en un repliegue medio-alto, pero no dificultó en exceso la salida de balón del Barça. En parte, por el golpeo de balón de Cillessen que es muy eficaz para batir a las líneas defensivas rivales. Navas sí respondió con un partido digno de una final pero es que Umtiti y Piqué son centrales que descuelgan centros laterales con una facilidad pasmosa.  Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Increíble la hegemonía del Barça en Copa y Liga durante esta última década. Los números son propios de una superioridad aplastante. 
Sin balón, el conjunto sevillista mostró mucho de lo que le falta, una transición defensiva sólida y un sistema de ayudas en defensa posicional que no llega a las zonas en las que el Barça deriva sus atenciones. Los dos primeros goles, con Mercado y N’zonzi perdiendo la vigilancia de Suárez y Messi, ejemplificó cómo los de Valverde sabían cómo dañar tras ganar profundidad. Y es ahí donde la resistencia sevillista para mantener el área a salvo se quedó muy lejos de los momentos y los retos que le ha ido poniendo cada competición. Lo cierto es que antes de todo esto, Andrés Iniesta compareció. En un aquí y ahora, el de Fuentealbilla hizo todo lo que ha significado en un campo de fútbol. Magistrado en la sucesión ‘lectura-control de balón-tiempo-espacio’, Iniesta desmontó el 4-2-3-1 de Montella, que ya no disponía de estructura para ver a Iniesta y tapar después a Messi.Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Todo en el fútbol de Iniesta tiene que ver con el momento. El Sevilla y todos los equipos saben dónde puede estar Iniesta, qué zonas va a ocupar, qué intenciones puede tener, pero al ser el dueño del cuando, del tiempo y velocidad de sus propias jugadas, la defensa sobre sus acciones queda comprometida y expuesta ante su sublime capacidad para poner a correr o parar siempre con acierto. Andrés se mete en todos los meollos para escapar de ellos en ventaja. En base a la ocupación del espacio libre y jugar con la marca pegajosa, sus arrancadas, y ayer fueron muchas, sazonadas con pases hacia espacios vacíos, dieron forma a una final que, como en tantas otras ocasiones, llevan y llevaron su nombre. Habida cuenta de que el Sevilla compitió en un escenario difícil de voltear, sus particularidades le llevaron a quedarse más parado aún. Y es que Andrés Iniesta quiso ganar.