La Leyenda de Iniesta

Se nos va el mejor jugador- Messi a parte- que ha jugado a este deporte la última decada. Dominador sin necesidad de goles o últimos pases, la trascendencia de Andrés se mide por lo que es y aporta cuando su equipo se lo pide. Su finura es el máximo exponente de un deporte que premia al goleador, pero que atrapa desde lo sensorial. Y ahí, Iniesta, es el mejor,
Fue tan simple como querer moverse. Lo que define y diferencia a los mejores es lo que sucede cuando quieren solucionar las cosas, cuando contagian y conectan su alrededor. En el Barcelona actual queda lejos el impacto que ocasiona que cualquier futbolista de la plantilla se mueva con respecto a si lo hacen Lionel Messi y Andrés Iniesta. Y así sucedió en el Metropolitano; ambos se movieron a la vez para sentenciar al Sevilla de Montella. En el caso del manchego, sus pies acariciaron la final con sus movimientos para echar por tierra un encuentro que, además de por el dinamismo con la pelota del equipo blaugrana, se describió por la conocida diferencia entre Sevilla y Barça en las zonas de definición, delantera y portería. Entendida como una de las claves en su previa, la efectividad culé condicionó y contrastó con los problemas sevillistas para mantener el cero en su portería ante el dominio rival.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
La final de la Copa del Rey comenzó con una presión muy agresiva del equipo andaluz. Una en la que la energía empleada y la posición de su bloque no se han visto a lo largo de toda la temporada. El periplo de Vincenzo Montella se ha caracterizado por encontrar una oportunidad competitiva en la que, desde su teórica inferioridad ante equipos de mejor salud, pudiera transformar su estado de ánimo, su confianza y con ello, potenciar el gran aval de la plantilla, el talento de sus jugadores. En ese camino, Montella consiguió dotar a su ataque posicional de un ritmo ofensivo muy productivo en la creación de ocasiones, aderezado con una fase de repliegue ordenada y competitiva para salir con espacios. Su principal problema, materializar en goles lo imaginado, restó confianza e hizo visible carencias colectivas de una pizarra que no tenía manera de sorprender. Quizás por tratarse de una final, por entender el momento de su equipo y la escasez que el Barcelona venía mostrando una vez cayó ante la Roma, llevaron al italiano a optar por un pressing total.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Aunque no lo pudo llevar a cabo desde el minuto uno, su intención fue recuperar muy arriba, provocar pérdidas, atacar en campo contrario y generar el primer gol, el que le diera cierta maniobra para competir en un choque de marcador cerrado. Así, con Navas y Escudero buscando ahogar al segundo receptor culé, los de Nervión entendían que en los primeros pases estaba la posibilidad de golpear primero. Valverde optó, como respuesta, con Phillippe Coutinho en banda derecha, una decisión que dotaba de regate y pase a su costado menos protagonista. Por desgracia para el Sevilla, esta directriz no tuvo que ver con el dominio culé. El Barça salió inspirado a través de sus jugadores más relacionados con la victoria y su trascendencia. Fue en la determinación blaugrana para tirar abajo las ideas defensivas del oponente lo que marcó por completo la final. Con su habitual calidad para dejar toques de todo tipo, para batir líneas de una en una o todas a la vez -Cillessen-, el Barça acabó con los planes de Montella.