Un momento

La zona del mediocentro requiere de una toma de decisiones muy particular. Así lo explicaba el propio Ñíguez en una entrevista para el diario ‘El País’. En ella, Saúl argumentaba que necesita de una mayor concentración para ejercer con naturalidad la posición de mediocentro puro, una que requiere de otros tiempos. Pero además, el Atlético ha cambiado algunos comportamientos colectivos que no le han ofrecido el protagonismo que Saúl, un jugador instintivo en tres cuartos de campo, podría desarrollar. Como mediocentro, Saúl está en fase de constante aprendizaje, no sólo táctico sino también técnico, pues su control no es tan obediente y su pase no es tan capaz para encontrar a cualquier compañero en cualquier circunstancia. Pero como acompañante, en el 4-4-2 más reconocible, no hay tanta oportunidad para saltar de posición y llegar al área.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Por cómo pueda interpretar el Olympique de Marsella el encuentro, por las características que lo definen como equipo y por cómo Simeone puede entender la alineación, con Gabi junto a Thomas, Saúl Ñíguez podría ocupar de nuevo el costado derecho del ataque rojiblanco, como así se configuró el Atlético ante el Getafe. Porque las finales discurren por el terreno emocional como ningún otro escenario y Saúl Ñíguez atesora el gran valor de, en ausencia de otras cuestiones como una posición reconocible, o un orden aún no adquirido como mediocentro, un instinto descomunal para iluminar la escena. Saúl no es una demarcación, un lugar o una jugada. Como futbolista, Saúl es un momento.
Parece, como dice Arroyo, bastante probable que Saúl vuelva esta noche a la banda derecha. Pero creo que, por las particularidades de este OM, Saúl va a tener que volver multiplicarse una vez más para cumplir con las (presumibles) exigencias del contexto: en fase de salida, sumar un apoyo y superar así el doble pivote marsellés y, desde el costado, ganar amplitud y echar un cable ante las subidas de Ocampos. Y puede hacerlo.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Insisto en ello, el Atleti tiene un trío con Rodrigo-Thomas-Saúl muy joven que puede dominar el próximo lustro. Son muy diferentes, versátiles y, creo, compatibles. Y la transición no tiene que ser dura, ya que Koke tiene años por delante.
Creo que Saúl puede ser crucial en la final, de tener impacto definitivo con acciones concretas. Es un jugador que no depende de estados de forma o sensaciones, es un competidor muy particular con innumerables momentos definitivos o de grandes fotos. Y el Marsella no es un equipo bien armado entre fases, abre puertas, no tiene tanta experiencia. Diría que lo de Getafe con Saul en banda derecha tuvo algo que ver con lo de hoy.
Al principio me preocupaba que la versatilidad de Saúl, sumada a algún defecto obvio (señalados en el artículo, como esa técnica irregular, capaz de dejar acciones tan depuradas como Iniesta y después mostrar gestos difíciles de asumir en un jugador de su nivel), derivara en una indefinición del jugador. Pero hace tiempo que me despreocupé: estamos ante un futbolista superdotado, un elegido para según qué cosas, incluso si no se consigue perfilar y no eclosiona en su versión definitiva hasta tarde.